Mar de Color

Fallen Princesses o el verdadero final de las princesas

14.01.2010


Hoy he recibido un mail de una amiga (gracias Lu!)  con unas fotos que me han dejado con la boca abierta, y no sólo por su calidad y su maravillosa puesta en escena. Fallen princesses es una rompedora visión de la artista Dina Goldstein que no deja indiferente, inspirada en la fascinación de su hija de tres años por las princesas de Disney y su deseo de ser como ellas.

Blancanieves con familia numerosa (y yo que pensaba que lo de los 7 enanitos era mal negocio!)

princesa_blancanieves

La sirenita Ariel encerrada en un acuario (¡alucinante!)

princesa_sirenita

La princesa del guisante viviendo en un vertedero

princesa_guisante

Rapunzel mirando su preciosa cabellera mientras se somete a quimioterapia (si comprendéis el inglés os recomiendo que leáis el mail que escribió una superviviente al cáncer de pecho a la fotógrafa, en su web al final de la sección «Media» )

princesa_rapunzel

Caperucita Roja gordoncha dándole a la comida basura

princesa_caperucita

Cenicienta bebiendo sola en un bar

princesa_cenicienta

Jasmine convertida en guerrillera

princes_jasmine

Bella luchando contra los años, adicta a la cirugía estética (¡cuántos hay en el mundo tratándo de evitar lo inevitable!)

princesa_bella

Y quizá mi favorita sea esta, la Bella Durmiente en un asilo. No sé por qué es la que más me gusta, quizá sea por la ternura que me despierta el viejo príncipe esperando a que algún día despierte.

princesa_bella_durmiente

Supongo que muchos ya las habréis visto,  los que no espero que las disfrutéis tanto como yo y que os hagan reflexionar un poco, sobre todo a aquellos que tienen hijos expuestos al bombardeo de estereotipos.

princesas_disney



Crema de Calabacin
Diseñadoras de Complementos Únicos

9 comentarios en Fallen Princesses o el verdadero final de las princesas

  • muxugorri dice:

    Ya las conocía pero siempre es un placer volver a verlas. La verdad es que remueven hasta a las conciencias más dormidas. Gracias por ponérnoslas.

  • ridaguardon dice:

    Son unas fotos geniales! Siempre quise ver qué pasaba más alla del «y vivieron felices para siempre…»

    Besitos.
    Mabel.

  • marta dice:

    Gracias por el coment, me encantó tu blog!
    :)

  • Grifit dice:

    UFF
    eso estuvo fuerte
    yo la verdad soy de los que piensan de que deberiamos reescribir los cuentos de hadas o minimo hacer nuevos
    porque todos los cuentos manejan a la damicela en peligro, la mantenida, la sirvienta, la mujer que solo aspira a un esposo millonario…
    yo volvería a Blanca Nieves en Doctora, y la reina malvada le tendría envidia profesional por lo que la difamaria con una demanda por mal practica y los enanitos la ayudarian no solo porque es bella y frondosa sino porque tiene un intelecto superior y una capacidad de altruismo como solo un medico de medicos sin fronteras tiene, al final la reina malvada es mandada a la carcel por difamación y se le retiraría su derecho a ejercer y el principe sería un prominente medico cirujano que estuviera orgulloso de su esposa y la clinica que ella misma fundo con el sudor de su frente y la fortuna de la demanda contra la reina.

  • marta dice:

    estoy boquiabierta, las fotos geniales

  • marta dice:

    y muy conmovedora la carta de la sección media.
    besitos

  • Verónica dice:

    Qué fuerte!! Me he quedado de piedra…

  • chelo dice:

    Devastadoras!!! arrasan con cualquier conciencia y rompen el mágico ensueño. Parece un tópico decir que me encanta tu blog…pero es que es verdad…bss

  • Zoe dice:

    Buenas,
    soy maestra de infantil y futura pedagoga, no debemos cambiar lo cuentos, debemos desarrollar una conciencia crítica en nuestros niños y niñas, que aprendan a pensar por sí mismos y sean capaces de elegir y no simplemente dejarse llevar.

    Actualmente hay muchísimos cuentos además de los clásicos, muchos de estos clásicos están siendo «renovados», como la película de «La verdadera historia de Caperucita Roja» o un libro no tan para niños/as llamado «La Cenicienta que no quería comer perdices» (está por internet y en las librerías).

    Saludos

Los comentarios están cerrados.


También te puede interesar