El final del verano…


¡Holaaaa! mi ya “tradicional” post de final de verano tras tener el blog sin actualizar durante semanas… Tenía la intención de que no me pasara lo de años atrás, pero con el más difícil todavía de niño, bebé y trabajo la cosa ha estado complicada, aunque no os voy a mentir, también he disfrutado de muy buenos ratos.

Bañando a Guille en la terraza

Hemos estado de okupas en casa de los abuelos, con la playa al lado y pueblos cercanos donde comer un helado por la noche, como Nerja, el Rincón, Benalmádena… Tenemos la gran suerte de vivir donde mucha gente viene a pasar las vacaciones, así que con poco puedes pasar un verano estupendo!

Nico enterrado en la playa de Chilches

Esta semana nos hemos escapado un par de días para preparar la vuelta al cole: limpieza, orden y pintura de casa, llenar la nevera, papeleo, compras variadas… Esta noche dormimos los cuatro en casa, que parece haber encogido durante este tiempo (no sé cuántos porrazos llevo por la falta de cálculo del espacio) y el lunes comienza el cole, la guardería, y para nosotros… otra nueva etapa!

Siesta


Periodo de adaptación


Mañana 12 de septiembre es el primer día del colegio “de mayores” de Nicolás

Hace tan sólo unos días nos dieron junto a una intrerminable lista de material escolar (detallada al milímetro, con marcas concretas y hasta los gramos del pegamento de barra) el cachondeo del horario del “período de adaptación”: unos días una hora a media mañana, otros días una hora y pico… Así hasta el 3 de octubre que no empieza el horario normal de 9 a 14:00 horas. Y yo me pregunto ¿qué se supone que tenemos que hacer los padres que trabajamos? ¿me pongo en el patio del colegio con el portátil o qué? entiendo que un par de días sí que es normal que vayan menos, pero tanto tiempo creo que es una pasada, de hecho creo que mi hijo va a protestar cuando lo recoja tan pronto!

Bueno, espero que nos adaptemos todos bien a esta nueva etapa de la vida, os deseo lo mismo a todos los padres y madres en nuestra situación!