Rock am Ring 3


El segundo día de conciertos nos lo tomamos con bastante más calma, estábamos hechos polvo del viaje y del día anterior. Los grupos tampoco eran muy de mi rollo, pero tenía curiosidad por ver el numerito de Cradle of Filth en directo, aunque no sé si las cinco de la tarde era una hora muy propia.

Lo mejor de este día, Disco Ensemble y el Master of Puppets de Metallica, aunque fuera a muchísimos metros de distancia. Gran decepción con Bloodhound Gang, unos payasos sin voz. Y qué bien volver a la caravana, estas eran nuestras vistas, en contraste con el masificado camping nos sentíamos unos reyes!

Y llegamos al tercer y último día de conciertos, se notaba que los cabeza de cartel eran Depeche Mode

Uno de los primeros conciertos de la tarde fue el de She Wants Revenge, muy cerca del escenario y de los que más me gustó. También muy del estilo Interpol vimos a The Editors, también muy buenos (sobre todo el cantante ;) Saltamos mucho viendo a los más animados del cartel, Kaiser Chiefs y Franz Ferdinand. Brutal la energía de Juliette&The Licks y verla en directo tirándose sobre el público. Vimos un trozo de The Streets pero nos fuímos antes de que terminara para ver Placebo…IMPOSIBLE. Ese es uno de los grandes problemas de este festival, que está muy mal planteado el escenario grande y llega un momento en que no se ve un carajo, sumado a que no sé qué le daban a los alemanes cuando eran pequeños que son tan grandes! Viendo el panorama nos fuimos al otro lado que estaba bastante bien y vimos a Keane de lujo, sentados en el falso cesped del circuito, bebiendo cerveza y comiendo patatas fritas al anochecer. Un disfrute.

Nos quedaba un día para hacer una visita por Dusseldorf. Me encantó esta lámpara hecha con muñequitos de este escaparate, aunque estaba todo cerrado y no pudimos entrar en ninguna tienda.

Ah, me he acordado de que mi hermano escribió un artículo en el ezine contando más cosas del Festival ;)


Escapada a Berlín


Pues sí, hemos estado en Berlín!

El cuerpo iba pidiendo un descansito después de tanto estrés y nos hemos pegado una escapadita a la capital alemán, también echaba de menos al cabeci de mi hermano y a Clara, que nos han acogido en su hogar ;) No nos ha hecho muy buen tiempo, pero aun así no hemos parado…

Como ya habíamos visto los sitios más turísticos en nuestro anterior viaje, esta vez nos lo hemos tomado con más calma, en general paseos, comida, compras y cerveza a granel. Repetimos en Friedrichshain, donde vimos el Cassiopeia, una mezcla de casa de la cultura y casa okupa, con pista de skate (patrocinada por adidas, por cierto)

Otro rollo del mismo pelo es Tacheles, un centro cultural “alternativo” en Oranienburger Strasse. Al principio echa para atrás pero luego la visita merece la pena, está lleno de talleres de todo tipo de artistas que se pueden curiosear.

Como nos coincidió el DesignMay había bastantes actividades, una noche nos colamos en la fiesta de inauguración de la exposición Translate, patrocinada por la cerveza asiática Tiger. Tenían una mesa llena de pinturas y chismitas para personalizar las camisetas, y como los hermanos Rodríguez somos unos noveleros, ahí nos pusimos a ensuciarnos las manos

No faltaron las compras en el Mitte: Shönhauser, Hackesche Markt… Ya os contaré mejor en otro post las cosas tan chulas que me he comprado jijiji dinero vil metal!


Berlin


En septiembre de 2005 estuvimos en Berlín, sin duda, la capital de Europa. En cada rincón se encuentran trozos de historia

Flipamos con los espacios abiertos, como el Tiergarten o los jardines del Reichstag, encima nos hizo muy buen tiempo.

Grandiosas construcciones e impresionantes monumentos, como el recientemente inaugurado Monumento a las Víctimas del Holocausto del arquitecto Peter Eiseman que nos dejó boquiabiertos.

Hay gran variedad de sitios donde comer y a muy buenos precios: francesa, japonesa, tailandesa, turca… Obligatorio probar los kebabs, el mejor sitio el Hisar en Schöneberg. Y cómo no, la cerveza!!! Muy buena, muy barata y en cantidad.

Una ciudad que invita al amor…

El arte urbano invade cada rincón de las zonas más “modernas”, como Friedrichshain o el norte de Mitte.

Gracias a la guía de Lonely Planet, la mejor sin dudarlo!

Y a la vuelta hay que volver a ver “GoodBye Lenin”.