Perlitas Hama

¡Qué larguita se nos ha hecho la Semana Blanca este año! Entre los resfriados y el mal tiempo hemos estado mucho en casa, buscando actividades para que los niños no se pasen el día pegados a las pantallas. Las perlitas de Hama nos han dado bastante juego 😉

Buscamos patrones sencillos de Hama en Pinterest para que los niños los pudieran hacer sin mucha complicación, aquí se pueden ver el de Han Solo y el Fantasma de los Comecocos antes del planchado

Así ha quedado el Han Solo en nuestra nevera, le pegué un imancito por detrás con la pistola de pegamento y listo!

Juguetes: Migoga o circuito de canicas


Acaba de pasar el cuarto cumple de Nico y nos estuvimos acordando de la sensación que causó el circuito de canicas el año pasado, pero más por los mayores que por los niños.

A diferencia de lo que suele pasar con la valoración de las edades de los juguetes infantiles, está marcado para 3 años pero en realidad creemos que sería mejor para niños más mayores, de 5 e incluso 6 años. Lo primero por las canicas, que son peligrosas para los peques (haber cumplido ya los 3 años no significa que no se las vayan a meter por la boca!) y lo segundo por la dificultad del montaje. Pero claro, si hay padres, abuelos o titos cerca a los que le gusten las construcciones el éxito está asegurado.

Nosotros lo pasamos bomba montándolo  y Nicolás mirándonos, haciendo torres gigantes y tirando las bolitas por los circuitos. Este también tiene sonidos, un molinillo, un engranaje que sube las canicas…

Con la de cumpleaños que hay por estas fechas es una idea a tener en cuenta para regalar a niños a partir de 5 años, original y no demasiado caro. Lo venden en tiendas de juguetes “educativos” (en las que hay que andar con mil ojos para que no te sableen) pero puedes encontrar prácticamente los mismos modelos en las jugueterías “de toda la vida” o en grandes superficies como Carrefour o Eroski.


Corazones para regalar en san valentin


San Valentín está a la vuelta de la esquina y tú todavía sin ideas para regalar, saliendo a duras penas de la cuesta de enero, y si tienes niños y ya no sabes qué inventarte para pasar las largas tardes de invierno… ¡a hacer manualidades! fáciles, resultonas y “llenas de amor” como estos adornos de corazones de arcilla blanca.

corazon de san valentin
Vas a necesitar: un bloque de arcilla blanca, cortapasta en forma de corazón, unas cintas para colgarlos (valen lazos, cuerda, rafia…) pinturas, y lo que se os ocurra para hacer dibujitos sobre la arcilla, como pajitas, palillos de dientes, el capuchón de un boli…

materiales

Primero humedecemos y ablandamos la arcilla, yo uso un spray con agua para no ensuciar demasiado, que también viene bien cuando veo que la plastilina play-doh se está poniendo seca. Con un rodillo hacemos una plancha con un grosor lo más regular que podamos de unos 0,5 cm. (si no tienes rodillo puede resultar útil un vaso de tubo, aunque eso no se lo puedes dar a los niños)

rodillo

Cortamos varios corazones con el molde (nosotros hicimos también otras formas, setas, casitas…) apretando bien fuerte y hasta el fondo para que no queden babas en los bordes. Tengo este cortapasta de un juego de repostería infantil, pero creo que será fácil encontrarlos en cualquier tienda de manualidades o de útiles de cocina.

molde de corazon

Hacemos los dibujos sobre las formas, aquí podéis utilizar cualquier cosa que se os ocurra, un cartón para hacer rayas, un capuchón hará círculos, un punzón agujeritos… (mi hijo se “emocionó” pinchando y se cargó algunas figuritas) No os olvidéis del agujero superior para que se puedan colgar una vez terminados.

adornitos

Dejamos secar al menos un día, aunque reconozco que cuesta esperar “hasta se ponga blanco”. Simplemente así están muy chulos, a lo estilo nórdico quedan bonitos colgando de cualquier pared o sobre madera.

secado

Pasamos a la pintura, en esta fase me quedé sola así que los pinté como me pareció. Podéis darle un acabado más fino aplicando una capa de barniz transparente, o personalizarlos escribiendo una dedicatoria por la parte de atrás con rotulador fino indeleble.

pintura

Para terminar pasamos un cordel “al gusto” por el agujero y dejamos un nudito para poder colgarlos ¡ahora sólo queda buscarles dueño!

corazones


10 Caprichos para regalar a mi bebe de Etsy


Qué penita no ser rica y poder comprar a mi peque todas estas monerías que he encontrado en Etsy

1.  Gorrito de crochet pixie de Knitwitwoolies para que esté calentito, me encanta la forma, los colores y el tipo de lana!

gorrito pixie

2. Un jabón orgánico para los primeros baños de Elysian Organics

jabon organico
3. Unas vestiduras para la cuna hechas por encargo de sweetdreamdesigns con unas telas tan bonitas que me costaría decidir

telas para cuna
4. Patucos – mocasín de ganchillo elegantes de Zaza

patucos mocasin

5. Colorido movil de cuna de origami, hecho con estrellas de papel de Starcraft, le iba a costar dormirse mirándolas

movil de origami
6. Colcha de crochet para arrullarlo cuando refresque, tejida a mano por Ribbons Undone

arrullo de ganchillo
7. Originales juguetes de madera artesanos, como este precioso arco iris de Imagination Kids
arcoiris de madera8. Una almohada de lactancia con una funda de buhos tan chula como esta de Buttercup

cojin buhos
9. Baberos hechos con telas caprichosas como las de Amy Butler, tan monos que seguro que da pena usarlos realizados por Modern Little Ones

babero amy butler
10. Un chupetero de tira con clip de fieltro como este con avión de Baby that Knots

chupetero avion

 


Colcha de patchwork para bebé de robots y cohetes


Después de muchas horas de costura puedo enseñaros la colcha recién acabada que he hecho para mi nuevo sobrino ¡ha quedado taaaan mona!

Es un proyecto de patchwork bastante sencillo pero que lleva mucho tiempo, perfecto para aprender y para pasar las horas delante de la tele sin tener que comerse mucho la cabeza con picos de estrella que no casan!.

Sin duda, la elección de las telas es de las primeras decisiones que tomar y de las más importantes para que la colcha quede chula, sobre este tema hay múltiples reglas, teorías de color, etc. En esta manta he usado telas lisas y con estampados sencillos de cuadritos y rayas mezcladas con otras telas infantiles más especiales, son las de la colección Rockets&Robots de David Walker y una que ya habéis visto por aquí, la Retro Space Kids de Michael Millers (yo compro las telas en la web equilter).

El esquema que he seguido es de lo más sencillo, me hice unos moldes de las medidas que podéis ver en la imagen y recorté las telas con las plantillas según iba enganchando unas con otras. Primero con alfileres, luego cosiéndolas a mano una a una.

Una vez lista la parte de los bloques pasamos al acolchado, que es donde se unen las tres partes que forman la colcha: delantera, trasera y relleno. Aunque no lo parezca, el acolchado puede llegar a ser la parte más laboriosa. Para el relleno compré una guata finita y para la trasera he usado un algodón liso muy suave en blanco, para que combine con la ropita de cama del bebé si se prefiere (así es reversible: un lado es más colorido para usar de cubrepiés para la cama del niño y por el otro lado más discreto para la cuna de la habitación del bebé) No sé si sabréis que es importantísimo usar un hilo grueso de algodón encerado si vas a acolchar a mano. Y para terminar, lo bordes. Aquí sí que lo he hecho “a mi manera”, con un bies celeste bastante grueso para unir las tres piezas y cerrar limpiamente los bordes, hilvanado y pasado por la máquina. Y un detalle, un bordadito para el recuerdo con el nombre y la fecha.