Monstruo con pintura de imán y pizarra


A finales de verano pasado pintamos este enorme monstruo en una de las paredes del salón, con la pintura de la que todos los padres hablan: color pizarra y con partículas metálicas para pegar imanes. Al principio estaba lleno de algunos de los carteles y cosas de diseño que habíamos hecho, pero con nuestro afán de sacar de casa todo lo relaccionado con el trabajo (la verdad que no con mucho éxito ), se ha ido convirtiendo en un expositor de dibujos, manualidades, recuerdos, etc.

monstruo_pintura_pizarra_iman_pared_dibujos

El truco de esta pintura es que no hay que ser roñoso, porque contra más capas apliques, mejor se pegan los imanes. Respecto a lo de pintar con tizas no se borra tan bien como nos gustaría, y hay que frotar bastante con un paño mojado para quitar los borrones, aunque creo que sobre una superficie más lisa y menos porosa (como un tablón) será más fácil de limpiar. Ahora que veo las fotos me estoy acordando del calor que pasamos ese día!


Pintura decorativa en el dormitorio


¿Os acordáis de cuando estábamos pintando las paredes después de hacer obras en casa? Más de dos años han tenido que pasar para que os enseñe el resultado ¡cuánto tiempo para monerías teníamos!

Así quedó el bicho de la pared de la entrada (yo ya estaba embarazada de 7 meses y pico)

pintura_decorativa

A la izquierda en una estantería blanca del ikea tengo mi pequeña colección de muñecas del mundo acompañando a los dos dibujos de cactus, tengo Kokeshis de Japón, Corea y China, una muñeca de cerámica que me trajeron mis cuñados en su viaje de novios a República Dominicana, otra de madera de un viaje a Egipto de mi prima Rocío, una de trapo africana y una matruska regalo de mi tía Concha de un viaje a Rusia.

micasa_kokeshis

Y justo en la entrada un detalle que hice al interruptor de la luz, que en realidad lo compramos para el timbre en la puerta de la entrada y por eso tiene una campanita (es el modelo Iris de BJC)

interruptor_luz

Sobre el cabecero de la cama hice un “animal protector”, más bien parece la madre del otro pequeño.

Así está ahora nuestro dormitorio, es pequeño pero acogedor y muy luminoso. No nos queda más remedio que pegar la cama de matrimonio a la pared para que nos quepan el armario y una cajonera… y lo confieso, muchos días no hacemos la cama!

micasa_dormitorio