Colcha de patchwork para bebé de robots y cohetes


Después de muchas horas de costura puedo enseñaros la colcha recién acabada que he hecho para mi nuevo sobrino ¡ha quedado taaaan mona!

Es un proyecto de patchwork bastante sencillo pero que lleva mucho tiempo, perfecto para aprender y para pasar las horas delante de la tele sin tener que comerse mucho la cabeza con picos de estrella que no casan!.

Sin duda, la elección de las telas es de las primeras decisiones que tomar y de las más importantes para que la colcha quede chula, sobre este tema hay múltiples reglas, teorías de color, etc. En esta manta he usado telas lisas y con estampados sencillos de cuadritos y rayas mezcladas con otras telas infantiles más especiales, son las de la colección Rockets&Robots de David Walker y una que ya habéis visto por aquí, la Retro Space Kids de Michael Millers (yo compro las telas en la web equilter).

El esquema que he seguido es de lo más sencillo, me hice unos moldes de las medidas que podéis ver en la imagen y recorté las telas con las plantillas según iba enganchando unas con otras. Primero con alfileres, luego cosiéndolas a mano una a una.

Una vez lista la parte de los bloques pasamos al acolchado, que es donde se unen las tres partes que forman la colcha: delantera, trasera y relleno. Aunque no lo parezca, el acolchado puede llegar a ser la parte más laboriosa. Para el relleno compré una guata finita y para la trasera he usado un algodón liso muy suave en blanco, para que combine con la ropita de cama del bebé si se prefiere (así es reversible: un lado es más colorido para usar de cubrepiés para la cama del niño y por el otro lado más discreto para la cuna de la habitación del bebé) No sé si sabréis que es importantísimo usar un hilo grueso de algodón encerado si vas a acolchar a mano. Y para terminar, lo bordes. Aquí sí que lo he hecho “a mi manera”, con un bies celeste bastante grueso para unir las tres piezas y cerrar limpiamente los bordes, hilvanado y pasado por la máquina. Y un detalle, un bordadito para el recuerdo con el nombre y la fecha.

 


Tutorial Pelota de tela para bebes de patchwork


Esta pelota es una idea genial para regalar a los peques o hacerla para vuestros propios hijos, es muy fácil de hacer y queda super resultona. En cuanto he tenido un rato me he puesto a hacer una para el bebé que viene de camino.

En la web the purl bee encontré los patrones para descargar gratis las pelotas en tres tamaños. Lo primero es imprimir los moldes y recortarlos para tener una plantilla. Después de escoger las telas, cortamos ocho piezas por cada bola, dejando orillo para coser. Como veréis en las fotos, la mía no tiene las tapas redondas en los extremos.

Otra cosa que le he añadido son un montón de “taggies”, es decir, lacitos y etiquetas que salen entre cada una de las piezas, ya que recuerdo que a Nico era lo que más le gustaba de los regalos que le hacían, se podía pasar horas tocando las etiquetas y chuperreteándolas (después descubrí que había una marca que ofrecía todo tipo de productos para bebés que se llama precisamente así, Taggies).

Unimos cada una de las partes entre sí cosiendo las traseras con hilo de hilvanar,  e introduciendo los lacitos y cintas a nuestro gusto. Es muy importante no cerrar entera la bola y dejar un gran espacio en una de las partes sin coser, ya que por ahí es por donde daremos la vuelta a la labor.

Una vez que tenemos todas las partes hilvanadas las pasamos por la máquina de coser (dejando abierto sin coser el huequito del que ya os he hablado antes)

Quitamos hilvanes y reforzamos los finales con nuditos. Le damos la vuelta a la pelota por el agujerito que hemos dejado sin coser ¡tachán! ya va cogiendo forma…

Rellenamos todo lo que podamos, que quede muy prieta para que con el tiempo no se ponga demasiado “fofa”. Puedes usar guata, gomaespuma,  o como he hecho yo, el relleno de una almohada vieja (limpio, por supuesto). Cerramos con un punto lo más invisible que podamos, pero es muy importante quede bastante fuerte ya que sería muy peligroso si el bebé consiguiera abrirla y acceder al relleno.

Ahora voy a probar a hacer la pequeña porque creo que esta es demasiado grande para el bebé, y también porque me parece que alguien no va a querer compartirla… ¡A jugar!



Tutorial disfraz de sol


Los padres sabemos que con la llegada de los calores hay que echarse a temblar con el disfraz que te toca en las funciones de fin de curso de guarderías y colegios. Como muchos recordaréis, el primero que hice fue el traje de nube, y el año pasado mi hijo iba vestido de marengo (pescaor típico malagueño). Este año le ha tocado a  ir disfrazado de sol,  y así de mono quedó

Es fácil de hacer pero bastante laborioso, así que tuve que pedir auxilio a mi súpermamá para hacerlo (que yo con la de trabajo que tengo en esta época del año no me daba tiempo!).  Os cuento cómo se hace paso a paso.

Las medidas son aproximadas para un niño de 3 años, Nico mide unos 95cm. El material principal es la gomaespuma forrada de amarillo, esta gran invento se compra directamente así en tiendas  de telas y tejidos. Con un trozo de 100×50 cm. tenemos bastante. También necesitaremos un metro de cinta amarilla para las tirantas, buscad una resistente, que no resbale anudado ni deshilache mucho. También restos de fieltro (o otro tipo de material que no deshilache) negro, rojo y blanco para la carita, hilo  y tijeras.

Una vez que ya tenemos los materiales, recortamos la gomaespuma en dos cuadrados grandes de unos 50cm.

Después realizamos el patrón de la estructura geométrica del sol,  la forma más sencilla de hacerlo es cortando un cuadrado de 35 cm. y dibujándolo sobre la gomaespuma girándolo una vez 45º, viendo este esquema lo entenderéis mejor

Recortamos los picos dejando sitio para los dobladillos (también se puede hacer sin ellos, pero así queda bastante más curioso) que cosemos hacia dentro como podéis ver en la foto

Luego cortamos el metro de cinta en cuatro partes, que coseremos a la parte de arriba de cada pieza para hacer los tirantes. Lo probamos así sobre el niño para saber a la altura que le quedan mejro. Fijamos con una doble lazada tratando de que los lazos queden monos pero fuertemente anudados.

Una vez tenemos fijadas la altura de las tirantas con la medida del niño, unimos las dos partes por los extremos (lo que sale dibujado en rayitas en el esquema del principio) cosiendo con puntadas chiquitas y con un hilo del color lo más parecido posible.

Para terminar pintamos y recortamos dos círculos iguales en el fieltro negro, un semicírculo rojo y unos dientecitos en blanco… Aquí cada uno tiene que personalizar su solete como más le guste!

Cosemos con esmero sobre la delantera del sol…

Como habréis visto esta explicación bien vale para muchos otros trajes que en un principio parecen difíciles de hacer, como disfraz de estrella, gota, luna, etc…

Y aquí está el artista en directo, entrada espectacular moviendo los brazos con el temazo “Sol solecito” y su frase mítica “¡vengo a calentar a los abuelos!” :D