Teñir ropa en la lavadora

Antes de que naciera Guille mis primas me dieron algunas cosas de sus bebés, muy monas pero…¡rosas! Yo no es que sea muy de vestir de celeste a mis hijos pero que vayan de rosita tampoco va conmigo (ya tendrán ellos tiempo de elegir cuánto rosa le quieren poner a su vida…) así que busqué un tinte de ropa que pudiera quedar bonito y me decidí por el naranja, el clásico tinte Iberia de toda la vida.

tinte de ropa iberia

Lo primero que hay que hacer es asegurarse de que los tejidos se pueden teñir (no se tiñen: lana, angora, cachemire, poliamida, poliester, acetato, acrílica, lycra, prendas acolchadas, impermeabilizadas, goretex y las que ponen que hay que lavar en seco… obvio)

Lo mejor es que sean 100% algodón y darles un buen lavado antes con agua caliente (yo también les eché lejía, soy así de burra) después un buen aclarado y listas para la transformación! Aproveché el jaleo para meter algunas camisetas de Nico claritas con alguna mancha de las que no salen, un pijama y varias camisetas mías de las que estaba hartita.

Ropa de bebe niña en tonos rosa

Con estos tintes “modernos” se puede teñir tanto en frío como en caliente, a mano o a máquina, pero siempre teniendo en cuenta que ensucian mucho. Yo elegí la opción lavadora muy caliente con aclarado extra (la ropa para bebés hay que limpiarla muy bien de productos químicos antes de ponérselas a los peques!) y tenía reservado el siguiente lavado para ropa oscura, negra y roja. Para que quede uniforme tampoco se puede llenar demasiado el tambor. Yo eché los polvillos directamente, como se ve en la foto.

teñir ropa en la lavadora

Para que algunas cosas se tiñan con efecto tie-dye a lo hippie sólo hay que enrollar algunas partes con gomillas o cuerda muy apretada formando “churritos” y a la lavadora.

Teñir ropa Tie-Dye

En su momento hice esta fotos del resultado pero como fue con el movil y al caer la tarde no se aprecian muy bien los colores….

Resultado del tinte naranja sobre rosa

… Mucho mejor esta foto de mi baby-model favorito con una de las prendas teñidas, es de hace unos meses pero está taaaan mono :D

Guille con peto teñido naranja

Tarta facil de zanahoria y coco


En casa tenemos uno de esos hornos combinados con microondas y después de muchos intentos fallidos y bizcochos-mazacote me he resignado a que no da buen resultado con la repostería y a buscar pasteles que se puedan hacer sin horno. Cuando probé esta tarta de galletas, zanahoria y coco en una famosa tetería del centro de Málaga no tardé mucho en buscar la receta y ponerme manos a la obra, ¿a que tiene buena pinta?

receta facil de tarta de galletas, zanahorias y coco

Lo primero es reunir los ingredientes necesarios:

– Un paquete de galletas maría sin dorar (yo prefiero las hojaldradas)
– 250gr. de coco rallado
– 15 cucharadas de postre de Azúcar (lo siento, no sé cuántos gramos son)
– 1 Kg. de zanahoria
– 1 Naranja de zumo grande
– Licor al gusto (a mí me gusta el Cointreau)
– Un toque de canela

Lavamos, pelamos y troceamos las zanahorias. Exprimimos el zumo de una naranja

lavamos, pelamos y troceamos la zanahoria y exprimimos la naranja

Ponemos a hervir las zanahorias con el zumo de naranja y el azúcar hasta que los trocitos estén tiernos, no hay que pasarse con el agua. Una vez que están las zanahorias blanditas las sacamos del agua, ya convertida en un almíbar naranja que reservamos. Batimos las zanahoria hasta que se convierta en puré, y le añadimos el coco rallado, dejando apartada una parte suficiente para decorar.

como hacer la pasta de zanahoria y coco para el relleno de la tarta

Dejamos enfriar el líquido que ha sobrado de la cocción y, si nos apetece, le añadimos un chupito del licor que nos guste: cointreau, cognac, creo que a esta receta el mangaroca o el malibú también le pegarían. Una vez que tenga una temperatura razonable (que no nos escaldemos los dedos) vamos mojando las galletas y haciendo las capas que alternan con pasta naranja.

almibar de naranja y licor en el que empapamos las galletas

Es importante que no haya fugas en las capas de galletas, por eso usamos trcitos de galletas en los huecos. Así vamos alternando capa de pasta de zanahoria y coco y capas de galletas hasta la última capa supèrior, que será de zanahoria. Una espátula de silicona o una cuchara de palo plana nos va a ayudar a que sea fácil de extender y que quede bien lisita.

alternamos capas de galletas mojadas y de pasta

La metemos en la nevera al menos 4 horas. Para esta tarta he usado un molde de los que se sacan fácilmente, y para decorarla extendí un poco de pasta sobrante en los bordes y eché por encima el coco espolvoreando.

Como esta tarta la hice en navidad (la comimos tras la comida de los Reyes Magos) le puse unos adornitos invernales, además el coco parecía un paisaje nevado, pero creo que también es perfecta como postre de verano bien fresquita.

tarta terminada con la decoracion de navidad


Colcha de patchwork para bebé de robots y cohetes


Después de muchas horas de costura puedo enseñaros la colcha recién acabada que he hecho para mi nuevo sobrino ¡ha quedado taaaan mona!

Es un proyecto de patchwork bastante sencillo pero que lleva mucho tiempo, perfecto para aprender y para pasar las horas delante de la tele sin tener que comerse mucho la cabeza con picos de estrella que no casan!.

Sin duda, la elección de las telas es de las primeras decisiones que tomar y de las más importantes para que la colcha quede chula, sobre este tema hay múltiples reglas, teorías de color, etc. En esta manta he usado telas lisas y con estampados sencillos de cuadritos y rayas mezcladas con otras telas infantiles más especiales, son las de la colección Rockets&Robots de David Walker y una que ya habéis visto por aquí, la Retro Space Kids de Michael Millers (yo compro las telas en la web equilter).

El esquema que he seguido es de lo más sencillo, me hice unos moldes de las medidas que podéis ver en la imagen y recorté las telas con las plantillas según iba enganchando unas con otras. Primero con alfileres, luego cosiéndolas a mano una a una.

Una vez lista la parte de los bloques pasamos al acolchado, que es donde se unen las tres partes que forman la colcha: delantera, trasera y relleno. Aunque no lo parezca, el acolchado puede llegar a ser la parte más laboriosa. Para el relleno compré una guata finita y para la trasera he usado un algodón liso muy suave en blanco, para que combine con la ropita de cama del bebé si se prefiere (así es reversible: un lado es más colorido para usar de cubrepiés para la cama del niño y por el otro lado más discreto para la cuna de la habitación del bebé) No sé si sabréis que es importantísimo usar un hilo grueso de algodón encerado si vas a acolchar a mano. Y para terminar, lo bordes. Aquí sí que lo he hecho “a mi manera”, con un bies celeste bastante grueso para unir las tres piezas y cerrar limpiamente los bordes, hilvanado y pasado por la máquina. Y un detalle, un bordadito para el recuerdo con el nombre y la fecha.

 


Tutorial Pelota de tela para bebes de patchwork


Esta pelota es una idea genial para regalar a los peques o hacerla para vuestros propios hijos, es muy fácil de hacer y queda super resultona. En cuanto he tenido un rato me he puesto a hacer una para el bebé que viene de camino.

En la web the purl bee encontré los patrones para descargar gratis las pelotas en tres tamaños. Lo primero es imprimir los moldes y recortarlos para tener una plantilla. Después de escoger las telas, cortamos ocho piezas por cada bola, dejando orillo para coser. Como veréis en las fotos, la mía no tiene las tapas redondas en los extremos.

Otra cosa que le he añadido son un montón de “taggies”, es decir, lacitos y etiquetas que salen entre cada una de las piezas, ya que recuerdo que a Nico era lo que más le gustaba de los regalos que le hacían, se podía pasar horas tocando las etiquetas y chuperreteándolas (después descubrí que había una marca que ofrecía todo tipo de productos para bebés que se llama precisamente así, Taggies).

Unimos cada una de las partes entre sí cosiendo las traseras con hilo de hilvanar,  e introduciendo los lacitos y cintas a nuestro gusto. Es muy importante no cerrar entera la bola y dejar un gran espacio en una de las partes sin coser, ya que por ahí es por donde daremos la vuelta a la labor.

Una vez que tenemos todas las partes hilvanadas las pasamos por la máquina de coser (dejando abierto sin coser el huequito del que ya os he hablado antes)

Quitamos hilvanes y reforzamos los finales con nuditos. Le damos la vuelta a la pelota por el agujerito que hemos dejado sin coser ¡tachán! ya va cogiendo forma…

Rellenamos todo lo que podamos, que quede muy prieta para que con el tiempo no se ponga demasiado “fofa”. Puedes usar guata, gomaespuma,  o como he hecho yo, el relleno de una almohada vieja (limpio, por supuesto). Cerramos con un punto lo más invisible que podamos, pero es muy importante quede bastante fuerte ya que sería muy peligroso si el bebé consiguiera abrirla y acceder al relleno.

Ahora voy a probar a hacer la pequeña porque creo que esta es demasiado grande para el bebé, y también porque me parece que alguien no va a querer compartirla… ¡A jugar!



Tutorial tortuga de Patchwork


El verano pasado hice una tortuga para Nicolás y todavía no os la había enseñado, y eso que hice fotos de todo el proceso. Bueno, pues más vale tarde que nunca que dice el refranero… La cosí entera a mano, pero creo que hay muchas partes que pueden hacerse a máquina.

La idea la copié vilmente de una que ví en Zara Home (la de la derecha)

Lo primero, como en todos los proyectos de patchwork, hay que elegir cuidadosamente las telas. Esto no se debe hacer a al ligera y hay que tener en cuenta el tipo de tejido, los colores y el número de telas distintas que se van a usar. Yo las cogí estampadas de aquí y allí en tonos azul/rojo para el caparazón y lisas en esos dos colores para las demás partes. Después se cortan las telas siguiendo los patrones. Estos de aquí los hice en freehand sobre A4 para poder imprimirlos en la impresora normal.

Hacemos el caparazón uniendo los hexágonos como en un panal (investigando encontré que este diseño se llama Honeycomb, y si se hace como en flores se llaman Grandmother´s Garden). Una vez terminado planchamos.

Cosemos la cara a una de las partes de la cabeza (usé fieltro para los ojos, aunque si no es para un niño quedarían chulos unos botones) y cosemos con la trasera encarando la parte de atrás de las telas, menos la parte que se une con el cuerpo.

Hacemos lo mismo con las cuatro patas y con la colita.

Le damos la vuelta a las cinco partes y rellenamos de guata (sin escatimar y empujando bien) y los cerramos como paquetitos con hilo de hilvanar.

Presentamos las piezas con alfileres, después las cosemos al caparazón, y lo metemos hacia dentro.

“Tapamos” con la parte de abajo al revés y cosemos firmemente el contorno (y si es a mano mejor darle varias vueltas para asegurar las puntadas) MENOS una de las partes rectas de los costados (lo he dibujado con una linea roja en la primera foto de abajo)

Damos la vuelta por ese hueco que hemos dejado sin coser, y a través de él metemos la guata del cuerpo.

Una vez bien llenita cerramos la abertura con puntadas pequeñas y curiosas (quedan a la vista y tienen que estar fuertes para no romperse). Nos ayudará que quede recto marcarlo antes con alfileres.

Quitamos todos los hilvanes que han quedado a la vista

¡Y lista! Ay qué pequeño está aquí mi niño, le encantaba chuparle las patitas ¡si es que el tiempo pasa volando!

ACTUALIZO: Muchas gracias por vuestros comentarios :-D
Lo de que de dónde saco el tiempo me da la risa… “el verano pasado” me refiero al de 2008, es decir, que llevo más de un año con el post pendiente y en la foto Nico ni gateaba ni tenía dientes! Y es que el paso del tiempo en los blogs es muy relativo! ;-)
Para descargar los patrones sólo hay que clikar con botón derecho sobre las dos imágenes y elegir guardar imagen como. Y si no, son ampliables, con pinchar encima se abren a tamaño completo.
Otra cosilla, plissss no me seáis patanas navegando con el Explorer 6 a estas alturas!!!