Dia de la Paz, Carnaval y Dia de Andalucia


El primer año que el peque va al colegio y se ha perdido la mayoría de las celebraciones del segundo trimestre. Resfriados, bronquitis, laringitis, faringitis y demás dolencias nos han tenido KO y del pediatra al médico y encerrados en casa. Desastre total, y yo pillándolo todo y sin poder tomarme nada… ¡mi reino por un un Frenadol!

El Día de la Paz Nico tenía que ir vestido de blanco, colgada en una percha sigue la camisa que le compré, menos mal que era de rebajas.

No teníamos muchas esperanzas en que pudiera ir para la Fiesta del Carnaval así que dejamos para el último día lo del disfraz. Como parecía que estaba mejor fuímos a una tienda tipiquísima y dejamos que él eligiera de qué quería ir: para él de Yoshi, para nosotros de tortuga. Al día siguiente amaneció lloviznando, pero la cosa parecía ir bien, así que adelante… Y tan gracioso que iba

Cuando llegamos al colegio el niño se pone a llorar que no se quiere quedar en la clase. Así son las cosas.

Y el viernes pasado celebraban el Día de Andalucía con un desayuno con productos típicos. Como vivo al lado del colegio pude oir la música flamenca desde casa, con el fajín de la bandera verdiblanca colgado en la puerta. ;-(

Suma y sigue, me conformaré con recordar otros años (¿qué p*t*m*e*rda es esa de que se inmunizan en la guardería?) Parece que ya vamos saliendo del tunel_ toco madera, aunque sea de ikea_ el próximo post más alegre, lo prometo!
 

Corazones para regalar en san valentin


San Valentín está a la vuelta de la esquina y tú todavía sin ideas para regalar, saliendo a duras penas de la cuesta de enero, y si tienes niños y ya no sabes qué inventarte para pasar las largas tardes de invierno… ¡a hacer manualidades! fáciles, resultonas y “llenas de amor” como estos adornos de corazones de arcilla blanca.

corazon de san valentin
Vas a necesitar: un bloque de arcilla blanca, cortapasta en forma de corazón, unas cintas para colgarlos (valen lazos, cuerda, rafia…) pinturas, y lo que se os ocurra para hacer dibujitos sobre la arcilla, como pajitas, palillos de dientes, el capuchón de un boli…

materiales

Primero humedecemos y ablandamos la arcilla, yo uso un spray con agua para no ensuciar demasiado, que también viene bien cuando veo que la plastilina play-doh se está poniendo seca. Con un rodillo hacemos una plancha con un grosor lo más regular que podamos de unos 0,5 cm. (si no tienes rodillo puede resultar útil un vaso de tubo, aunque eso no se lo puedes dar a los niños)

rodillo

Cortamos varios corazones con el molde (nosotros hicimos también otras formas, setas, casitas…) apretando bien fuerte y hasta el fondo para que no queden babas en los bordes. Tengo este cortapasta de un juego de repostería infantil, pero creo que será fácil encontrarlos en cualquier tienda de manualidades o de útiles de cocina.

molde de corazon

Hacemos los dibujos sobre las formas, aquí podéis utilizar cualquier cosa que se os ocurra, un cartón para hacer rayas, un capuchón hará círculos, un punzón agujeritos… (mi hijo se “emocionó” pinchando y se cargó algunas figuritas) No os olvidéis del agujero superior para que se puedan colgar una vez terminados.

adornitos

Dejamos secar al menos un día, aunque reconozco que cuesta esperar “hasta se ponga blanco”. Simplemente así están muy chulos, a lo estilo nórdico quedan bonitos colgando de cualquier pared o sobre madera.

secado

Pasamos a la pintura, en esta fase me quedé sola así que los pinté como me pareció. Podéis darle un acabado más fino aplicando una capa de barniz transparente, o personalizarlos escribiendo una dedicatoria por la parte de atrás con rotulador fino indeleble.

pintura

Para terminar pasamos un cordel “al gusto” por el agujero y dejamos un nudito para poder colgarlos ¡ahora sólo queda buscarles dueño!

corazones


Ideas para jugar con plastilina: Robots


Han llegado a casa nuevos habitantes robóticos venidos del espacio…

Estábamos la otra tarde jugando con la plastilina sobre el mantel plastificado (en mi casa “hule” de toda la vida) que compré en las rebajas de Zara Home Kids y menuda idea para hacer nuevos personajes

Son fáciles a más no poder y resultones: bolita por aquí, antenas por allí, que si las ruedas, los ojos… y una novedad ¡palillos de dientes! dan bastante juego, sirven muy bien para unir las piezas entre sí, para las piernas, para los agujeritos, aunque recomiendo mucha precaución si el niño es un cafre!!!


Pequeños escultores


Hoy sábado vuelven a celebrarse distintas actividades para niños en el Museo Picasso de Málaga con motivo de la jornada dedicada al artista suizo Giacometti. Como recordaréis, nosotros probamos ya con el taller de arcilla infantil hace unas semanas que fue el Día de las Familias. En esta foto podéis ver a Nico con su tita Blanca y su inseparable Blackberry, que hoy estará echando humo (¡feliz cumple monina! ¿qué rica tarta habrá hecho para celebrarlo?)

Y adivinand qué “pequeño escultor” salió ayer en el Diario Sur ilustrando las actividades en su suplemento del Fin de Semana

Los que tenemos los niños pachuchos, me consta que no somos pocos, nos quedaremos en casita esperando que se pase la epidemia de gripes, bronquitis y demás… Los demás, disfrutadlo!


Manualidades con niños: Bola navideña de purpurina


Esta es la última creación navideña que ha salido de casa, una bola de navidad con purpurina para adornar los pasillos del colegio de Nicolás durante estos días

Un día trajo la fotocopia A3 muy dobladita (más me hubiera valido calcarla en un papel nuevo porque no ha habido manera de quitarle las arrugas) así que nos pusimos manos a la obra, primero la coloreamos con acuarelas de varios colores

Pasamos a uno de los materiales favoritos de mi hijo,  el pegamento con purpurina (es decir la palabra “purpurina” y ya está deseando empezar cualquier manualidad) él se encargaba de echarla y yo de repartirla por todo el dibujo con un pincel.

Esparcimos sobre el pegamento la purpurina suelta (de las que vende en los bazares en tarritos tipo probeta)

Vamos haciendo lo mismo con cada uno de los colores. No pasa nada si se mezclan, más bien es algo inevitable!

Y para terminar la fase brillibrilli echamos inmediatamente las estrellitas de purpurina, antes de que se seque el pegamento que pusimos al principio.
Para mi hijo nunca hay suficientes.

Después dejamos que se secara bien, aplastándolo para tratar de suavizar las arrugas y bolsas del agua sobre un folio tan fino. Una vez seco lo pegué a un cartón duro y lo recorté (lo siento, de esto no hice fotos). La semana pasada fue la fiesta de navidad del colegio y la vimos en la chimenea gigante que había hecho su señorita. Como veis es una manualidad muy sencilla, y con unas cuantas decoras la casa… ¡felices fiestas!