Perlitas Hama

¡Qué larguita se nos ha hecho la Semana Blanca este año! Entre los resfriados y el mal tiempo hemos estado mucho en casa, buscando actividades para que los niños no se pasen el día pegados a las pantallas. Las perlitas de Hama nos han dado bastante juego 😉

Buscamos patrones sencillos de Hama en Pinterest para que los niños los pudieran hacer sin mucha complicación, aquí se pueden ver el de Han Solo y el Fantasma de los Comecocos antes del planchado

Así ha quedado el Han Solo en nuestra nevera, le pegué un imancito por detrás con la pistola de pegamento y listo!

Animal sobre Animal

Hoy me ha dado por actualizar el blog (aleluya!!) y escribir de Animal sobre Animal, un juego de mesa para toda la familia que nos regalaron estas navidades y con el que llevo entusiasmada desde entonces.

animal sobre animal

Es muy entretenido y te puedes inventar un montón de variedades de juego además de la “oficial”. Como no tiene letras, da igual el idioma que hables para poder jugar (por ello también puedes comprar la versión de otros países que dará lo mismo, Tier auf Tier es la original)

Está recomendado a partir de 4 años de edad, aunque creo que se puede antes si el niño no es muy nervioso y, además de entretener, desarrolla muchas capacidades como la concentración, el respetar los turnos, motricidad fina…

Y como en todos los juegos de la marca alemana Haba, la calidad es muy buena y el diseño requeteprecioso ¡los animalitos de madera sirven hasta para decorar!

Cuánto tiempo deben dedicar los niños a los videojuegos

Los videojuegos y los niños es un tema que preocupa a muchos padres. ¿Cual es la edad adecuada? y ¿Cuánto tiempo? son las preguntas más frecuentes. En mi caso, jugón desde pequeño, tenía claro que mi hijo iba a jugar a la consola en cuanto supiese manejar el mando. Desde los dos años, que ya podía conducir más o menos bien en el Mario Kart, le enseñé lo que era. No le vi sentido ocultar algo que estaba a la vista en casa y que a su padre le gustaba jugar.

tiempo-y-videojuegos-papa-eres-un-friki

Otros padres prefieren dejar el tema para cuando el niño tenga por lo menos 6 años, es otro punto de vista, pero en mi opinión, si al final van a terminar conociendo lo que es un videojuego y su capacidad de adicción, ¿no será mejor haberlo educado en su uso? y no lidiar con ese tema en una edad donde puede ser más difícil establecer horarios y reglas.

En cualquier caso, un videojuego tiene un poder adictivo importante, es imprescindible algunas reglas:

Es preferible una consola de sobremesa a una portátil, que esté en el salón y no en su cuarto.

Elegir una franja del día que no afecte a otras tareas. En invierno yo le dejo a partir de las 19:00, antes de la cena y después de haber hecho otras actividades. En verano, prefiero después de comer, cuando más calor hace fuera ya que por la tarde se puede salir y hacer otras cosas.

En el caso del tiempo, desde muy pequeño hice a mi hijo visualizar una “barrita de videojuegos” aprovechando que siempre aparece la dichosa barra de loading, me sirvió para que usase esa imagen mental y entendiese que tiene un tiempo limitado y que según juegue se va gastando. Por ejemplo, si hemos ido a un restaurante y se empeña en jugar al móvil, debe saber que cuenta como videojuego y agota “barrita”. En total la “barrita” no debe pasar de dos horas.

– Es ideal compartir tiempo con él jugando, que sea una actividad social y no de aislamiento. Además de que debemos interesarnos por el tema del juego y si aporta algo al niño. No es lo mismo resolver un problema para avanzar en un juego de plataformas que jugar sólo a juegos de coches.

Ser muy estricto con los castigos relacionados con no dejar en su momento la consola. Esto vale para todo pero en este caso no debe haber piedad.

En conclusión, opino que depende de los padres, pero es obvio que los videojuegos estarán más pronto que tarde en contacto con el niño y que es preferible que lo vea como otro juego más.

 

Juguetes: Migoga o circuito de canicas


Acaba de pasar el cuarto cumple de Nico y nos estuvimos acordando de la sensación que causó el circuito de canicas el año pasado, pero más por los mayores que por los niños.

A diferencia de lo que suele pasar con la valoración de las edades de los juguetes infantiles, está marcado para 3 años pero en realidad creemos que sería mejor para niños más mayores, de 5 e incluso 6 años. Lo primero por las canicas, que son peligrosas para los peques (haber cumplido ya los 3 años no significa que no se las vayan a meter por la boca!) y lo segundo por la dificultad del montaje. Pero claro, si hay padres, abuelos o titos cerca a los que le gusten las construcciones el éxito está asegurado.

Nosotros lo pasamos bomba montándolo  y Nicolás mirándonos, haciendo torres gigantes y tirando las bolitas por los circuitos. Este también tiene sonidos, un molinillo, un engranaje que sube las canicas…

Con la de cumpleaños que hay por estas fechas es una idea a tener en cuenta para regalar a niños a partir de 5 años, original y no demasiado caro. Lo venden en tiendas de juguetes “educativos” (en las que hay que andar con mil ojos para que no te sableen) pero puedes encontrar prácticamente los mismos modelos en las jugueterías “de toda la vida” o en grandes superficies como Carrefour o Eroski.


Ideas para jugar con plastilina: Robots


Han llegado a casa nuevos habitantes robóticos venidos del espacio…

Estábamos la otra tarde jugando con la plastilina sobre el mantel plastificado (en mi casa “hule” de toda la vida) que compré en las rebajas de Zara Home Kids y menuda idea para hacer nuevos personajes

Son fáciles a más no poder y resultones: bolita por aquí, antenas por allí, que si las ruedas, los ojos… y una novedad ¡palillos de dientes! dan bastante juego, sirven muy bien para unir las piezas entre sí, para las piernas, para los agujeritos, aunque recomiendo mucha precaución si el niño es un cafre!!!