Perlitas Hama

¡Qué larguita se nos ha hecho la Semana Blanca este año! Entre los resfriados y el mal tiempo hemos estado mucho en casa, buscando actividades para que los niños no se pasen el día pegados a las pantallas. Las perlitas de Hama nos han dado bastante juego 😉

Buscamos patrones sencillos de Hama en Pinterest para que los niños los pudieran hacer sin mucha complicación, aquí se pueden ver el de Han Solo y el Fantasma de los Comecocos antes del planchado

Así ha quedado el Han Solo en nuestra nevera, le pegué un imancito por detrás con la pistola de pegamento y listo!

Tarta facil de zanahoria y coco


En casa tenemos uno de esos hornos combinados con microondas y después de muchos intentos fallidos y bizcochos-mazacote me he resignado a que no da buen resultado con la repostería y a buscar pasteles que se puedan hacer sin horno. Cuando probé esta tarta de galletas, zanahoria y coco en una famosa tetería del centro de Málaga no tardé mucho en buscar la receta y ponerme manos a la obra, ¿a que tiene buena pinta?

receta facil de tarta de galletas, zanahorias y coco

Lo primero es reunir los ingredientes necesarios:

– Un paquete de galletas maría sin dorar (yo prefiero las hojaldradas)
– 250gr. de coco rallado
– 15 cucharadas de postre de Azúcar (lo siento, no sé cuántos gramos son)
– 1 Kg. de zanahoria
– 1 Naranja de zumo grande
– Licor al gusto (a mí me gusta el Cointreau)
– Un toque de canela

Lavamos, pelamos y troceamos las zanahorias. Exprimimos el zumo de una naranja

lavamos, pelamos y troceamos la zanahoria y exprimimos la naranja

Ponemos a hervir las zanahorias con el zumo de naranja y el azúcar hasta que los trocitos estén tiernos, no hay que pasarse con el agua. Una vez que están las zanahorias blanditas las sacamos del agua, ya convertida en un almíbar naranja que reservamos. Batimos las zanahoria hasta que se convierta en puré, y le añadimos el coco rallado, dejando apartada una parte suficiente para decorar.

como hacer la pasta de zanahoria y coco para el relleno de la tarta

Dejamos enfriar el líquido que ha sobrado de la cocción y, si nos apetece, le añadimos un chupito del licor que nos guste: cointreau, cognac, creo que a esta receta el mangaroca o el malibú también le pegarían. Una vez que tenga una temperatura razonable (que no nos escaldemos los dedos) vamos mojando las galletas y haciendo las capas que alternan con pasta naranja.

almibar de naranja y licor en el que empapamos las galletas

Es importante que no haya fugas en las capas de galletas, por eso usamos trcitos de galletas en los huecos. Así vamos alternando capa de pasta de zanahoria y coco y capas de galletas hasta la última capa supèrior, que será de zanahoria. Una espátula de silicona o una cuchara de palo plana nos va a ayudar a que sea fácil de extender y que quede bien lisita.

alternamos capas de galletas mojadas y de pasta

La metemos en la nevera al menos 4 horas. Para esta tarta he usado un molde de los que se sacan fácilmente, y para decorarla extendí un poco de pasta sobrante en los bordes y eché por encima el coco espolvoreando.

Como esta tarta la hice en navidad (la comimos tras la comida de los Reyes Magos) le puse unos adornitos invernales, además el coco parecía un paisaje nevado, pero creo que también es perfecta como postre de verano bien fresquita.

tarta terminada con la decoracion de navidad


Colcha de patchwork para bebé de robots y cohetes


Después de muchas horas de costura puedo enseñaros la colcha recién acabada que he hecho para mi nuevo sobrino ¡ha quedado taaaan mona!

Es un proyecto de patchwork bastante sencillo pero que lleva mucho tiempo, perfecto para aprender y para pasar las horas delante de la tele sin tener que comerse mucho la cabeza con picos de estrella que no casan!.

Sin duda, la elección de las telas es de las primeras decisiones que tomar y de las más importantes para que la colcha quede chula, sobre este tema hay múltiples reglas, teorías de color, etc. En esta manta he usado telas lisas y con estampados sencillos de cuadritos y rayas mezcladas con otras telas infantiles más especiales, son las de la colección Rockets&Robots de David Walker y una que ya habéis visto por aquí, la Retro Space Kids de Michael Millers (yo compro las telas en la web equilter).

El esquema que he seguido es de lo más sencillo, me hice unos moldes de las medidas que podéis ver en la imagen y recorté las telas con las plantillas según iba enganchando unas con otras. Primero con alfileres, luego cosiéndolas a mano una a una.

Una vez lista la parte de los bloques pasamos al acolchado, que es donde se unen las tres partes que forman la colcha: delantera, trasera y relleno. Aunque no lo parezca, el acolchado puede llegar a ser la parte más laboriosa. Para el relleno compré una guata finita y para la trasera he usado un algodón liso muy suave en blanco, para que combine con la ropita de cama del bebé si se prefiere (así es reversible: un lado es más colorido para usar de cubrepiés para la cama del niño y por el otro lado más discreto para la cuna de la habitación del bebé) No sé si sabréis que es importantísimo usar un hilo grueso de algodón encerado si vas a acolchar a mano. Y para terminar, lo bordes. Aquí sí que lo he hecho “a mi manera”, con un bies celeste bastante grueso para unir las tres piezas y cerrar limpiamente los bordes, hilvanado y pasado por la máquina. Y un detalle, un bordadito para el recuerdo con el nombre y la fecha.

 


Tutorial Pelota de tela para bebes de patchwork


Esta pelota es una idea genial para regalar a los peques o hacerla para vuestros propios hijos, es muy fácil de hacer y queda super resultona. En cuanto he tenido un rato me he puesto a hacer una para el bebé que viene de camino.

En la web the purl bee encontré los patrones para descargar gratis las pelotas en tres tamaños. Lo primero es imprimir los moldes y recortarlos para tener una plantilla. Después de escoger las telas, cortamos ocho piezas por cada bola, dejando orillo para coser. Como veréis en las fotos, la mía no tiene las tapas redondas en los extremos.

Otra cosa que le he añadido son un montón de “taggies”, es decir, lacitos y etiquetas que salen entre cada una de las piezas, ya que recuerdo que a Nico era lo que más le gustaba de los regalos que le hacían, se podía pasar horas tocando las etiquetas y chuperreteándolas (después descubrí que había una marca que ofrecía todo tipo de productos para bebés que se llama precisamente así, Taggies).

Unimos cada una de las partes entre sí cosiendo las traseras con hilo de hilvanar,  e introduciendo los lacitos y cintas a nuestro gusto. Es muy importante no cerrar entera la bola y dejar un gran espacio en una de las partes sin coser, ya que por ahí es por donde daremos la vuelta a la labor.

Una vez que tenemos todas las partes hilvanadas las pasamos por la máquina de coser (dejando abierto sin coser el huequito del que ya os he hablado antes)

Quitamos hilvanes y reforzamos los finales con nuditos. Le damos la vuelta a la pelota por el agujerito que hemos dejado sin coser ¡tachán! ya va cogiendo forma…

Rellenamos todo lo que podamos, que quede muy prieta para que con el tiempo no se ponga demasiado “fofa”. Puedes usar guata, gomaespuma,  o como he hecho yo, el relleno de una almohada vieja (limpio, por supuesto). Cerramos con un punto lo más invisible que podamos, pero es muy importante quede bastante fuerte ya que sería muy peligroso si el bebé consiguiera abrirla y acceder al relleno.

Ahora voy a probar a hacer la pequeña porque creo que esta es demasiado grande para el bebé, y también porque me parece que alguien no va a querer compartirla… ¡A jugar!



Manualidades con niños: Bola navideña de purpurina


Esta es la última creación navideña que ha salido de casa, una bola de navidad con purpurina para adornar los pasillos del colegio de Nicolás durante estos días

Un día trajo la fotocopia A3 muy dobladita (más me hubiera valido calcarla en un papel nuevo porque no ha habido manera de quitarle las arrugas) así que nos pusimos manos a la obra, primero la coloreamos con acuarelas de varios colores

Pasamos a uno de los materiales favoritos de mi hijo,  el pegamento con purpurina (es decir la palabra “purpurina” y ya está deseando empezar cualquier manualidad) él se encargaba de echarla y yo de repartirla por todo el dibujo con un pincel.

Esparcimos sobre el pegamento la purpurina suelta (de las que vende en los bazares en tarritos tipo probeta)

Vamos haciendo lo mismo con cada uno de los colores. No pasa nada si se mezclan, más bien es algo inevitable!

Y para terminar la fase brillibrilli echamos inmediatamente las estrellitas de purpurina, antes de que se seque el pegamento que pusimos al principio.
Para mi hijo nunca hay suficientes.

Después dejamos que se secara bien, aplastándolo para tratar de suavizar las arrugas y bolsas del agua sobre un folio tan fino. Una vez seco lo pegué a un cartón duro y lo recorté (lo siento, de esto no hice fotos). La semana pasada fue la fiesta de navidad del colegio y la vimos en la chimenea gigante que había hecho su señorita. Como veis es una manualidad muy sencilla, y con unas cuantas decoras la casa… ¡felices fiestas!