Rotuladores de tiza liquida


Después de ver el otro día este post de CasaHaus donde salian varias cocinas con pintura de pizarra y dibujos de tiza, me di cuenta de que os había enseñado mi cocina durante las obras y el modelo de cocina del ikea que habíamos elegido (ya lo han descatalogado), pero no os había enseñado los dibujitos que les hice a las puertas de los armarios!  (inspiración Decole total!) Ayer les hice algunas fotos a ver si os gustan…

decoracion_cocina_pintura_pizarra

En un principio hice los dibujos con tiza normal, pero todo el que llegaba metía el dátil antes de preguntar “¿pero se borra?” ¡pues claro que se borra, coñe!. Así que me puse a buscar rotuladores de tiza, que son los que usan en los bares (los he visto muchísimo en Berlín) para apuntar los menús en las paredes sin tener que estar limpiándolos todo el día o peleándote con los clientes para que no lo chafen. Estos rotus tienen muchas cosas buenas: se puede pintar en muchos tipos de superficies (no tienen que ser pizarra, se fija hasta sobre cristal), el efecto es como de edding indeleble (sin tanto brillo), pero se borran muy bien con un paño húmedo. Además de en blanco también los hay de colores y fluorescentes y no son excesivamente caros. Yo encontré el mío en Retif, pero también los he visto en otras tiendas de suministros para tiendas y hostelería y por internet buscando “tiza líquida” o “rotuladores para pizarra de tiza”. Ah, y acabo de ver que Rocío de CasaHaus ha puesto otro post hoy mismo ampliando el tema!


// ]]>

Orden dentro de los armarios


Me encanta mirar en las revistas de decoración los interiores de los armarios y vestidores de las casas que enseñan, aunque me dan un poco de rabia (y envidia cochina) me parece que, con contadísimas excepciones, están falseados a tope ¿o es que este armario os resulta normal?

Afortunadamente en internet se pueden encontrar algunas fotos de la “realidad” y cotillear sin vergüenza cómo se lo monta la gente para mantener organizadas montañas de ropa en espacios “normales” y no en mansionacas proyectadas por arquitectos de moda (¡gracias de nuevo, internet!)

A mí lo que más me cuesta mantener ordenados son los miles de complementos que voy apilando en nuestro minipiso para tres, y tenerlos más o menos a la vista pero lejos de las garras del peque. Hace poco me decidí a sacarle el máximo partido al interior de uno de los armarios aprovechando también las puertas, este es el resultado de una de las partes (las otras todavía son un caos). Aquí guardo en poco espacio collares, pendientes, sábanas y toallas con los zapatos (si te huelen mucho los pinreles ni se te ocurra meterlo todo en el mismo sitio, yo tengo suerte pero de todas formas lo he llenado de jaboncitos y saquitos perfumados) ¿a que no se parece tanto a los interiores que enseñan en las revistas?

A la izquierda van los collares. En la puerta he pegado uno de esos adhesivos como de fieltro negro (los venden en cualquier tienda de bricolaje en rollos de 0,50 de ancho). Después he agrupado los collares por su largo y he clavado alcayatas en hileras con esas medidas, teniendo muy en cuenta dónde van las baldas del interior para que no choque la puerta al cerrarla. Los zapatos son otro cantar… Cuando montamos el armario compré muchas estantes para que cupiesen sin cajas (aunque las botas las he tenido que poner en otra parte) Arriba (donde están las dos cajas negras de tela del ikea) van las bailarinas y las sandalias planas de verano puestas de canto unas contra otras, así caben muchas más ¡esto sólo hazlo con los zapatos baratillos, los más buenos no los aprietes así!

A la derecha tengo los pendientes que se cuelgan y algunos broches. Cogí una tela de arpillera bastante dura y con los agujeros bien marcados (la que se usa para el punto de cruz), le puse un biesecillo rosa alrededor y lo clavé por todo el borde con chinchetas. Todavía me ha quedado sitio para poner algunas fotos…

Seguro que Martha Stewart lo huebiera hecho más curiosito, pero si tengo que esperar a tener todos los materiales “ideales” no me hubiera puesto nunca!


Inauguracion del IKEA de Malaga


A ver quién adivina qué colgados estaban ayer entre las 18.000 personas que fueron a la inauguración del nuevo IKEA de Málaga… Sí, ya, no hay que dar más pistas ;-) (y que conste para mi defensa que había muchísimas embarazadas, mucho más gordas y locas que yo!)

Como a mitad de mes empezamos la reforma de la casa queríamos encargar cuanto antes los muebles, porque si normalmente tardan por lo menos 20 días en traerlos a casa, con la movida de la avalancha de los primeros días hemos pensado que se va a retrasar mucho más, y mejor estar los primeros de la lista (todo hablando teóricamente, a ver si no nos vemos en Navidad cocinando “al microondas”).

La verdad es que fue como hacer un Master de Marketing en unas horas, estos suecos lo tienen todo muy bien pensado.

Por la mañana cogimos el tren de las 10 para evitar en el infernal atasco de coches que sabíamos que se iba a formar, los problemas de aparcamiento, etc… llegamos muy bien, había poquita gente en el tren y a la llegada nos esperaba un autobus (con un vídeo promocional dando la brasita) para llevarnos de la estación a la puerta del Centro Comercial. Allí sí que había gente!!!

Después de esperar una cola que daba la vuelta conseguimos entrar (durante la espera te daban descuentos, el catálogo, caramelos, bolis… todo muy calculado para que no te dieras la vuelta en un momento de lucidez) La tienda estaba a rebosar, pero en las secciones que a nosotros nos interesaban (cocina, baño y armarios) no había muchos curiosos y sí muchos chicos de amarillo (algunos venidos desde otros ikeas y con bastante experiencia) que fueron muy amables y competentes frente a la locura que se estaba viviendo en las secciones de chismas como las lámparas, los textiles, la de menaje (los que trabajan en esas deberían cobrar un plus de peligrosidad!).

Antes de lo que nos imaginábamos ya teníamos todo encargado y para la hora de comer ya estábamos fuera (después de esperar una horita de cola para pagar!)

La verdad que fue mejor de lo que podía pensar, aunque me da la impresión de que los que vayan estos días de fiesta se van a encontrar un panorama un poco más caótico, y a los trabajadores más quemados que un cerillo ¡ánimo a todos ellos!

Este es el modelo de cocina que elegimos, espero que quede bien…