Embarazo: preparando la maleta para el hospital


A las 30 semanas de embarazo me dio la apretaura y me puse como una loca a preparar la maleta para el parto. Con Nico lo dejé bastante y menos mal que mis tías me dieron mucha caña porque, al igual que Guille, se adelantó tres semanas así que más vale prevenir…

Me fue de gran ayuda el post que escribí en ese momento, del que ya hace varios años (y supongo que a muchas madres también le habrá sido de utilidad ya que es una de las entradas que más visitas tiene). Os cuento mi experiencia, consejos y opiniones. Y decir que ninguna de las marcas que menciono me ha pagado ni me ha mandado muestras, aunque estaría genial XD

Para empezar recomiendo reservar un rincón de la casa donde ir poniendo las cosas, hacer una lista y ponerla al lado con marquitas de lo que ya tienes, lo que te falta por comprar y lo que tienes que meter en el último momento: las pruebas médicas, movil, cargador, dni, dinero, y agenda.

Lo único que no llevé de la lista, y que no os podéis imaginar cuánto eché de menos, fueron los tapones para los oídos…

equipaje para el parto

Cosas para la mamá: neceser con cepillo de dientes y pasta, cepillo del pelo, espejito, gomillas, algo de maquillaje (lo básico!) algunos potingues tamaño viaje como crema hidratante y tónico. Un gel para las piernas que se me pusieron hinchadísimas. También desodorante, cacao, clinex, discos de lactancia y algodones.

De ropa llevé unas zapatillas de viaje, dos pares de calcetines monos, ropa interior (desechable o vieja que no te importe tirar porque posiblemente se manchará) sujetadores de lactancia (regalo de mis mejores amigas que son muy apañadas) y uno cómodo sin aros para dormir, una bata finita (la mía del Women Secret, regalo de mi supercuñada) y un camisón si vas a un hospital privado, que no es mi caso.

Deja pensada la ropa que te pondrás para la salida del hospital, pero no la metas todavía que si al final la cosa se atrasa se te puede quedar sin usar. No está mal meter algún ibuprofeno y Plantaben, Fave de Fuca o similar si crees que vas a tener complicado el “tema del baño” en el postparto. También llevé un abanico que utilicé durante el parto y que regalé a la chica que venía detrás de mí…

Y para el recién nacido dependerá mucho lo que prepares de ropa de la época del año en la que vaya a nacer.  Yo para tener a mi hijo en primavera preparé dos pijamas de cuerpo entero (de los finos, no de terciopelo), cuatro bodies de manga larga, dos de manga corta, dos pantaloncitos con pies y dos sin pies y dos chaquetitas, un par de gorritos, dos pares de los calcetines más enanos que pude encontrar (de Prenatal, ya que en la mayoría de tiendas los que venden les quedan gigantes). También dos pares de manoplitas, aunque siempre que veo recién nacidos del “mundo real”, no de un catálogo o una revista, llevan calcetines que se ajustan mejor a sus manitas. La mantita de arrullo la compré muy finita (con estampado de monitos de Primark) aquí en Málaga ya hacía calor para las de peluche-polar que usamos con Nico en febrero.

Confieso que a pesar de tener el armario a rebosar no pude evitar comprar ropita de estreno para los primeros días del bebé, así que ya la tenía lavada y lista para usar, la mayoría de C&A y Kiabi que tienen tamaños pequeñitos y precios razonables.

Para la higiene, las toallitas húmedas (me encantan las de marca Huggies), el aceite Johnson para limpiar a fondo las cacas de meconio y una muestra de la crema de pañal Eryplast de Lutsine, en mi opinión de las mejores del mercado. Yo también llevaba un chupete requetemonísimo de Suavinex de talla -2 a 4 meses, aunque se ha quedado de adorno porque mi niño pasa olímpicamente de él…

También nos fue muy útil una lamparita de plástico a pilas, para iluminar por la noche sin tener que encender las luces fuertes de la habitación (la nuestra es el modelo Kalla de Habitat). Ah, y que no se os olvide un cambiador de viaje, en el Materno de Málaga han quitado los cambiadores plegables que había en la pared así que ahora tienes que cambiar a baby sobre la cama, no sé si esto habrá sido igual en otros hospitales. Y bueno, si es una clínica privada creo que los pañales también los tienes que llevar tú.

Para terminar, es buena idea llamar a la última mamá que conozcas que haya dado a luz en el mismo sitio que vas tú, para que te aconseje y te cuente su experiencia de primera mano.

Pues nada, espero haber ayudado a futuras mamás, si tenéis algo que añadir o aportar estaré encantada de leer vuestros comentarios!
 


Qué llevar al hospital para dar a luz y qué tener preparado en casa


Con el babyboom de amigos y familiares me están preguntando mucho por compras, qué hay que llevar al hospital, qué tener preparado en casa… Recuerdo que a mí me agobiaba no tenerlo todo listo a tiempo… ¡Qué tiempos aquellos en los que tenía todo bajo control! Hay que tener en cuenta que en mi caso fue para dar a luz en el Materno de Málaga, un hospital público de la Junta de Andalucía (no sé bien cómo será en los privados, creo que hay que llevar más cosas) y que no fue cesárea (que hay que estar más días).

Dejo aquí mi lista, seguro que a más de una futura mamá le viene bien:

Ropa para la madre. Bata (el camisón suele ser bastante trasparentoso), zapatillas, calcetines, ropa interior desechable o que no te importe tirar, sujetador de lactancia (muy buenos los de prenatal, pregunta a las dependientas para que te asesoren con la talla), ropa para salir del hospital (mejor un pantalón tipo chándal)

Ropita para el bebé. En el hospital daban unas camisitas desechables, muy poco confortables y prácticas, por lo que lo mejor es llevarse algunos bodys de recién nacido (de los que se abrochan cruzados por delante) unos cuantos pantaloncillos con pies, calcetines y gorro. Las manoplas que venden suelen ser demasido grandes, así que finalmente lo mejor es ponerle unos calcetines pequeños en las manitas. De ropa para la salida del hospital hay que llevar un conjunto más o menos abrigado (dependiendo del tiempo) y siempre fácil de poner y de lavar.

Aseo. Cepillo y pasta dental, desodorante, peine, unas gomillas para el pelo, un espejito, crema hidratante, cacao y algo de maquillaje para las que somos más presumidas. Toallitas húmedas y crema para el bebé, el aceite tipo jhonson es muy práctico para las primeras caquitas (el meconio no sale con cualquier cosa!)

– Para la lactancia. Discos de lactancia, baberos y pañitos (venden unos paquetes de toallitas muy apañadas en ikea)

Mantita para arrullo (están muy bien unas de c&a como de peluche y forro polar, yo las sigo usando)

Cambiador de viaje o un pañito acolchado (Allí había un cambiador común para las dos de la habitación y no molaba nada poner al bebé encima a cuerpo).

– Una carpetita con todas las cosas médicas: cartilla, pruebas, monitores, etc…

Otros: móvil y cargador, cartera con dinero, cámara de fotos, mp3, libreta y boli…

Y en casa hay que tener preparado:

Elastofix, gasas estériles y esparadrapo (para curar el ombligo) y suero fisiológico (limpieza)

Compresas para el puerperio, sin plástico ni rejilla, no valen las que tienes en casa (lo suyo es coger todas las que se pueda del hospital, a mí me daba mucho corte y luego me enteré de que es lo que hace todo el mundo)

Pañales de recién nacido (yo uso Dodot, y jamás, JAMÁS los de la marca del corte inglés), toallitas (no tengo predilección, he probado de mil marcas y ninguna me ha disgustado), crema de pañal (la mejor es Eriplast de Lutsine, aunque la de Johnson o la de Deliplus de Mercadona si no hay irritación van bien), champu y gel suave (la espuma pedriatil de avenes es genial) y crema corporal lo más neutra e hipoalergénica posible (ya habrá tiempo más adelante de usar otras más perfumadas)

– Si tenéis ya el sacaleches previsto mejor, a mí me lo tuvo que traer una amiga de urgencia (el que me prestaron era el manual de Avent, no he probado otro pero seguro que todos son igual de infernales). También hay una crema para los pezones buenísima, se llama Purelan de Medela, y no os olvidéis de que existe un gran invento llamado pezonera.

– No sé qué pensaréis de los chupetes, pero siempre es buena cosas tener alguno por si acaso. En mi caso prefiere los de látex.

– Y si tenéis pensado usar chupetes y pasar pronto al biberón (o no os queda más remedio) entraréis de lleno en el mágico mundo de la esterilización (a mí me prestaron uno de microondas marca hippos del mercadona, que fue fenomenal!)

– El Moisés (mejor los de balancín, me encantan los de mothercare) con sábanas bajeras (no hacen falta ni almohadas ni sábanas encimeras), y después la cuna con la ropa de cama (si enmedio piensas usar minicuna compra las sábanas directamente de cuna y remételas por debajo del colchón, aunque recomiendo no hacer gastos innecesarios y pasar directamente a la cuna). Para la cuna es importante gastarse un poco más y comprar una de calidad, que aguante las embestidas del niño cuando es un poco más mayor (nosotros tenemos la cuna Alicia de Bebecar, preciosa y muy resistente, me la regalaron del Toy´r´us)

– El carrito con la sillita para el coche (yo tengo el Loola Up de Bebé Confort con la funda Welcome Friends de TucTuc (que compré en la tienda online bebéyeye) y el bolso elevador Hoppop, aunque este tema daría para cienmil posts)

Ropa, sobre todo bodys y pijamitas, mejor los que se abrochan enteros por delante (como los de C&A y Dunnes Store), muchos baberos (nunca son suficientes) y un largo etcétera de calcetines, rebequitas…

Bañera. Hay muchos modelos: inflables, con patas, ergonómicos… Yo creo que la clave está en la sencillez y la comodidad para cada caso, y una bañera con el fondo totalmente plano es mucho más estable (piensa en que el peque algún día intentará ponerse de pie). A nosotros nos regalaron el modelo Laguna de OkBaby, y también me prestaron un cubo TummyTub (es divertida para la experiencia, pero poco práctica para el aseo)

Cambiador. Nuestra casa es pequeña y los muebles cambiadores nos parecían un trasto gigante, así que tenemos el cambiador inflable de Ikea sobre la encimera del baño y es super práctico y económico.

– En unos meses necesitaréis la sillita para comer o trona. Nosotros primero usamos la silla Bumbo (mirad este vídeo qué gracioso!) y ahora tenemos la trona Antilop de Ikea que está muy bien (y cuesta 12,95€!)

– Y un sinfín de trastos y artilugios varios: calientabiberones, guardachupetes, intercomunicadores, juguetes estimulantes, cacharros de seguridad, mochila portabebés, hamaquita, termómetro, cortauñas, cuna de viaje, esponja ultranatural, sacamocos

Mira bien las cosas antes de comprarlas, compara marcas, calidades y precios, calibra si merece la pena: ¿realmente lo necesitas? ¿cuánto tiempo lo vas a usar? ¿me lo puede prestar o regalar alguien?

Sé que puede sonar requeteñoño, pero a fin de cuentas lo principal que hay que llevar en la maleta es mucha ilusión (y paciencia!) ya que, como su propio nombre indica, vamos a “dar a luz”. Dejo este post abierto a quien quiera añadir o comentar algo y espero que os haya sido útil ;-)