Hansel y Gretel por Annie Leibovitz


Gracias al blog de Papier Mache acabo de ver una sesión de fotos de Vogue USA del año pasado (noviembre 2009) realizada por Annie Leibovitz sobre el cuento ¿infantil? Hansel y Gretel.

“Hansel y Gretel vivían con su padre, un pobre leñador, y su cruel madrastra, muy cerca de un espeso bosque. Vivían con muchísima escasez, y como ya no les alcanzaba para poder comer los cuatro, deberían plantearse el problema y tratar de darle una buena solución…”

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_00

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_03

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_02

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_04

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_01

annie_leibovitz_hanselygretel_vogue_usa_nov_2009_05

En esta versión la bruje es nada más y nada menos que ¡Lady Gaga! Realmente es una historia que no me hace mucha gracia y que siempre me parecido llena de maldad, pero estas imágenes me han dejado con la boca abierta. Por cierto, ¿conocíais la versión coreana de Hansel y Gretel?


Caperucita Roja


Hace poco hice este dibujo con acuarela de caperucita roja

caperucita_roja_acuarela

A raiz de él dí con este estudio sobre este famoso cuento (que encontré aquí) y me ha sorprendido que tan claramente toda la historia gire sobre el despertar de la identidad sexual, partiendo de que la caperuza roja que le da título e identidad sea el visto como el “símbolo sexual de la pubertad” y el rojo, color de la menstruación, la pasión y el deseo.

Sin duda, las caperucitas que estamos acostumbradas a ver son muchos más inocentes… Como esta muñeca de fieltro hecha por Laura

caperucita_broche_fieltro

Inocentes o no tanto, ¿quién no se acuerda este spot de Chanel nº5?

Perrault concluía con esta moraleja, que creo que hoy día no se ha quedado antigua a pesar del lenguaje retrospecter…

Aquí vemos que la adolescencia,
en especial las señoritas,
bien hechas, amables y bonitas
no deben a cualquiera oír con complacencia,
y no resulta causa de extrañeza
ver que muchas del lobo son la presa.
Y digo el lobo, pues bajo su envoltura
no todos son de igual calaña:
Los hay con no poca maña,
silenciosos, sin odio ni amargura,
que en secreto, pacientes, con dulzura
van a la siga de las damiselas
hasta las casas y en las callejuelas;
más, bien sabemos que los zalameros
entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros.