Frutas y verduras de temporada


Desde hace tiempo nos hemos acostumbrado a ir a una frutería muy buena que hay en mi barrio, y digo que es buena porque tienen fruta y verdura de temporada, más buena, barata y “ecológica” que las bandejas de la mayoría de  supermercados. Ahora en septiembre tocan las granadas, caquis, chirimoyas, los higos y las uvas…

uvas y queso saben a beso

“La Agenda de Ama de Casa 1973” que tenía mi madre en la cocina (ya era rancia por aquel entonces pero la conservo como un tesoro) narraba las ventajas para la economía familiar de comprar los alimentos en su fecha y venía un calendario muy completo y menús para cada día con esos productos. En la actualidad sabemos que comprar alimentos fuera de temporada no sólo es más caro, también que perjudica seriamente al mediambiente, a la economía local y a nuestra propia salud porque contienen muchas menos vitaminas y más agentes químicos. También hoy día tenemos muchos más medios para informarnos (como en la página web de la OCU o en la del Ministerio) pero algo no debe estar funcionando, y la prueba es que con los invernaderos y las importaciones podemos encontrar en lo que se nos antoje en cualquier mometo del año… “el cliente siempre tiene razón” que diría el frutero del super del CorteInglés, la meca de las compras caprichosas.

Bueno, no me enrollo que no acabo… ¡era de día cuando hice la foto y ya toca cena!
Ah, y para los que no lo hayáis visto os recomiendo el corto “dos tomates y dos destinos” producido por Veterinarios Sin Fronteras de Castilla-La Mancha


Marcas Blancas


Ahora han decidido darnos la brasa con que compremos productos “de marca”. Yo sé que a los publicistas y diseñadores nos afecta en cierto grado, pero viendo cómo está el panorama en la economía de los hogares españoles no creo que sea muy normal que tengamos que aguantar publicidad de “cómprame, soy lo mismo pero más caro”

Hace muchos, muchos años, en mi casa ya se comía del Pryca, del Continente, o del Corte Inglés (este lujo cuando había “semana fantástica”). Mis hermanos y yo nos cachondeábamos y le pedíamos a mi madre que no trajera más esos cutreyogures, ese falso colacao… Hasta que nos ha tocado a nosotros hacer la compra _y pagarla_ y nos hemos acostumbrado a ver el ahorro que supone comprar un producto u otro (aunque es cierto que en determinados casos soy una pijilla y compro “de marca” porque no he encontrado una alternativa mejor).

Ahora tenemos la suerte de que estos productos han mejorado en calidad, variedad y diseño, podemos comprarlos en más establecimientos y con más información sobre quién los fabrica. Aquí podéis consultar una completa lista de fabricantes de marcas blancas que, aunque no está contrastada por las empresas implicadas (y eso no la hace 100% fiable) seguro que os parecerá de lo más interesante y práctica.  Así podemos leer que el papel higiénico Alcampo es Scottex, los flanes del Dia y del Carrefor son Dhul, las conservas del Lidl son Noly y los chupetes, biberones y otros artículos del bebé del Mercadona son Suavinex… Ahí queda eso!


Bulimia infantil


Hice este dibujo hace algunos años después de leer un artículo sobre los desórdenes alimenticios y cómo había bajado la edad media de los que los sufren. Si ya con una edad madura estás expuesto a la presión social y de los medios de comunicación (y de las tiendas con sus minitallas) en una niña de 10 años (se han detectado casos de 8!) debe ser descoradonazor.

Tamaño: 20 x 40 cm. aprox.
Técnica: Freehand, Photoshop, pegatinas, pintura vinílica y plata.

ACTUALIZO: esta ilustración fue publicada por el periódico Málaga Hoy


Berlin


En septiembre de 2005 estuvimos en Berlín, sin duda, la capital de Europa. En cada rincón se encuentran trozos de historia

Flipamos con los espacios abiertos, como el Tiergarten o los jardines del Reichstag, encima nos hizo muy buen tiempo.

Grandiosas construcciones e impresionantes monumentos, como el recientemente inaugurado Monumento a las Víctimas del Holocausto del arquitecto Peter Eiseman que nos dejó boquiabiertos.

Hay gran variedad de sitios donde comer y a muy buenos precios: francesa, japonesa, tailandesa, turca… Obligatorio probar los kebabs, el mejor sitio el Hisar en Schöneberg. Y cómo no, la cerveza!!! Muy buena, muy barata y en cantidad.

Una ciudad que invita al amor…

El arte urbano invade cada rincón de las zonas más “modernas”, como Friedrichshain o el norte de Mitte.

Gracias a la guía de Lonely Planet, la mejor sin dudarlo!

Y a la vuelta hay que volver a ver “GoodBye Lenin”.