El Imperio con la Fundación Luis Olivares


El sábado por la tarde nos sumergimos en lo que Lui del Diario Sur ha llamado la pasión por la “locura” imperial, y es que el desfile del 501st Legion Spanish Garrison hizo que las calles de Málaga se llenaran de seguidores de la saga Star Wars de todas las edades, muchos de ellos padres e hijos que esperaban con igual ilusión la llegada de las tropas imperiales. Y como no, aquí la “familia novelera” va la primera.

soldados imperiales por alcazabilla

Nicolás no paró de preguntar cuánto faltaba desde que se lo contamos, hasta dijo que había visto una nave negra por el cielo! (tiemblo cuando pienso lo que van a ser este año los días previos a los Reyes) Pero desde luego no éramos los únicos ni los más frikis…

Mini Darth Vader

El desfile salió de la Cofradía de los Estudiantes como si fuera una procesión de Semana Santa y recorrió las calles del Centro Histórico hasta llegar a la Plaza de la Constitución. Los chicos de la banda de música del Maestro Eloy García no podían ocultar su asombro cuando salieron a la calle y se encontraron a la multitud entregada.

Boba Fett en Malaga

La razón del desfile es un fin solidario que no puede pasar desapercibido bajo los espectaculares disfraces, el trabajo de la Fundación Luis Olivares

Fundacion Luis Olivares

Esta Fundación sin ánimo de lucro se creó en mayo de 2011 para ayudar a niños enfermos de cáncer y a sus familias, y desde entonces no han cesado en su actividad para darse a conocer, recaudar fondos y promover la donación de médula ósea ¡Enhorabuena por el éxito de esta iniciativa y gracias por el trabajo que realizáis!


Frutas y verduras de temporada


Desde hace tiempo nos hemos acostumbrado a ir a una frutería muy buena que hay en mi barrio, y digo que es buena porque tienen fruta y verdura de temporada, más buena, barata y “ecológica” que las bandejas de la mayoría de  supermercados. Ahora en septiembre tocan las granadas, caquis, chirimoyas, los higos y las uvas…

uvas y queso saben a beso

“La Agenda de Ama de Casa 1973” que tenía mi madre en la cocina (ya era rancia por aquel entonces pero la conservo como un tesoro) narraba las ventajas para la economía familiar de comprar los alimentos en su fecha y venía un calendario muy completo y menús para cada día con esos productos. En la actualidad sabemos que comprar alimentos fuera de temporada no sólo es más caro, también que perjudica seriamente al mediambiente, a la economía local y a nuestra propia salud porque contienen muchas menos vitaminas y más agentes químicos. También hoy día tenemos muchos más medios para informarnos (como en la página web de la OCU o en la del Ministerio) pero algo no debe estar funcionando, y la prueba es que con los invernaderos y las importaciones podemos encontrar en lo que se nos antoje en cualquier mometo del año… “el cliente siempre tiene razón” que diría el frutero del super del CorteInglés, la meca de las compras caprichosas.

Bueno, no me enrollo que no acabo… ¡era de día cuando hice la foto y ya toca cena!
Ah, y para los que no lo hayáis visto os recomiendo el corto “dos tomates y dos destinos” producido por Veterinarios Sin Fronteras de Castilla-La Mancha


El final del verano…


¡Holaaaa! mi ya “tradicional” post de final de verano tras tener el blog sin actualizar durante semanas… Tenía la intención de que no me pasara lo de años atrás, pero con el más difícil todavía de niño, bebé y trabajo la cosa ha estado complicada, aunque no os voy a mentir, también he disfrutado de muy buenos ratos.

Bañando a Guille en la terraza

Hemos estado de okupas en casa de los abuelos, con la playa al lado y pueblos cercanos donde comer un helado por la noche, como Nerja, el Rincón, Benalmádena… Tenemos la gran suerte de vivir donde mucha gente viene a pasar las vacaciones, así que con poco puedes pasar un verano estupendo!

Nico enterrado en la playa de Chilches

Esta semana nos hemos escapado un par de días para preparar la vuelta al cole: limpieza, orden y pintura de casa, llenar la nevera, papeleo, compras variadas… Esta noche dormimos los cuatro en casa, que parece haber encogido durante este tiempo (no sé cuántos porrazos llevo por la falta de cálculo del espacio) y el lunes comienza el cole, la guardería, y para nosotros… otra nueva etapa!

Siesta


Embarazo: preparando la maleta para el hospital


A las 30 semanas de embarazo me dio la apretaura y me puse como una loca a preparar la maleta para el parto. Con Nico lo dejé bastante y menos mal que mis tías me dieron mucha caña porque, al igual que Guille, se adelantó tres semanas así que más vale prevenir…

Me fue de gran ayuda el post que escribí en ese momento, del que ya hace varios años (y supongo que a muchas madres también le habrá sido de utilidad ya que es una de las entradas que más visitas tiene). Os cuento mi experiencia, consejos y opiniones. Y decir que ninguna de las marcas que menciono me ha pagado ni me ha mandado muestras, aunque estaría genial XD

Para empezar recomiendo reservar un rincón de la casa donde ir poniendo las cosas, hacer una lista y ponerla al lado con marquitas de lo que ya tienes, lo que te falta por comprar y lo que tienes que meter en el último momento: las pruebas médicas, movil, cargador, dni, dinero, y agenda.

Lo único que no llevé de la lista, y que no os podéis imaginar cuánto eché de menos, fueron los tapones para los oídos…

equipaje para el parto

Cosas para la mamá: neceser con cepillo de dientes y pasta, cepillo del pelo, espejito, gomillas, algo de maquillaje (lo básico!) algunos potingues tamaño viaje como crema hidratante y tónico. Un gel para las piernas que se me pusieron hinchadísimas. También desodorante, cacao, clinex, discos de lactancia y algodones.

De ropa llevé unas zapatillas de viaje, dos pares de calcetines monos, ropa interior (desechable o vieja que no te importe tirar porque posiblemente se manchará) sujetadores de lactancia (regalo de mis mejores amigas que son muy apañadas) y uno cómodo sin aros para dormir, una bata finita (la mía del Women Secret, regalo de mi supercuñada) y un camisón si vas a un hospital privado, que no es mi caso.

Deja pensada la ropa que te pondrás para la salida del hospital, pero no la metas todavía que si al final la cosa se atrasa se te puede quedar sin usar. No está mal meter algún ibuprofeno y Plantaben, Fave de Fuca o similar si crees que vas a tener complicado el “tema del baño” en el postparto. También llevé un abanico que utilicé durante el parto y que regalé a la chica que venía detrás de mí…

Y para el recién nacido dependerá mucho lo que prepares de ropa de la época del año en la que vaya a nacer.  Yo para tener a mi hijo en primavera preparé dos pijamas de cuerpo entero (de los finos, no de terciopelo), cuatro bodies de manga larga, dos de manga corta, dos pantaloncitos con pies y dos sin pies y dos chaquetitas, un par de gorritos, dos pares de los calcetines más enanos que pude encontrar (de Prenatal, ya que en la mayoría de tiendas los que venden les quedan gigantes). También dos pares de manoplitas, aunque siempre que veo recién nacidos del “mundo real”, no de un catálogo o una revista, llevan calcetines que se ajustan mejor a sus manitas. La mantita de arrullo la compré muy finita (con estampado de monitos de Primark) aquí en Málaga ya hacía calor para las de peluche-polar que usamos con Nico en febrero.

Confieso que a pesar de tener el armario a rebosar no pude evitar comprar ropita de estreno para los primeros días del bebé, así que ya la tenía lavada y lista para usar, la mayoría de C&A y Kiabi que tienen tamaños pequeñitos y precios razonables.

Para la higiene, las toallitas húmedas (me encantan las de marca Huggies), el aceite Johnson para limpiar a fondo las cacas de meconio y una muestra de la crema de pañal Eryplast de Lutsine, en mi opinión de las mejores del mercado. Yo también llevaba un chupete requetemonísimo de Suavinex de talla -2 a 4 meses, aunque se ha quedado de adorno porque mi niño pasa olímpicamente de él…

También nos fue muy útil una lamparita de plástico a pilas, para iluminar por la noche sin tener que encender las luces fuertes de la habitación (la nuestra es el modelo Kalla de Habitat). Ah, y que no se os olvide un cambiador de viaje, en el Materno de Málaga han quitado los cambiadores plegables que había en la pared así que ahora tienes que cambiar a baby sobre la cama, no sé si esto habrá sido igual en otros hospitales. Y bueno, si es una clínica privada creo que los pañales también los tienes que llevar tú.

Para terminar, es buena idea llamar a la última mamá que conozcas que haya dado a luz en el mismo sitio que vas tú, para que te aconseje y te cuente su experiencia de primera mano.

Pues nada, espero haber ayudado a futuras mamás, si tenéis algo que añadir o aportar estaré encantada de leer vuestros comentarios!
 


Casi verano!


Recordaré este junio como uno de los meses más caóticos de mi vida, y yo pensaba que había tocado techo con abril y mayo!

salon de casa

Cuando el otro día mi marido vio estas fotos dijo algo así como que dentro de unos años las miraríamos y nos reiríamos

pintando las figuras de boda

No me enrollo que tengo que terminar el disfraz de plátano (mochilo de los fruitis) para la fiesta de fin de curso, me estreno con la goma eva, ya os cuento…