Caperucita Roja


Hace poco hice este dibujo con acuarela de caperucita roja

caperucita_roja_acuarela

A raiz de él dí con este estudio sobre este famoso cuento (que encontré aquí) y me ha sorprendido que tan claramente toda la historia gire sobre el despertar de la identidad sexual, partiendo de que la caperuza roja que le da título e identidad sea el visto como el “símbolo sexual de la pubertad” y el rojo, color de la menstruación, la pasión y el deseo.

Sin duda, las caperucitas que estamos acostumbradas a ver son muchos más inocentes… Como esta muñeca de fieltro hecha por Laura

caperucita_broche_fieltro

Inocentes o no tanto, ¿quién no se acuerda este spot de Chanel nº5?

Perrault concluía con esta moraleja, que creo que hoy día no se ha quedado antigua a pesar del lenguaje retrospecter…

Aquí vemos que la adolescencia,
en especial las señoritas,
bien hechas, amables y bonitas
no deben a cualquiera oír con complacencia,
y no resulta causa de extrañeza
ver que muchas del lobo son la presa.
Y digo el lobo, pues bajo su envoltura
no todos son de igual calaña:
Los hay con no poca maña,
silenciosos, sin odio ni amargura,
que en secreto, pacientes, con dulzura
van a la siga de las damiselas
hasta las casas y en las callejuelas;
más, bien sabemos que los zalameros
entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros.


2 comentarios en “Caperucita Roja”

  1. Desconocía el trasfondo del cuento… gracias por explicarnosla!! Desde hace unas semanas, me he reencontrado con éste cuento con un regalo que le hicieron a mi hija (un Gusiluz cuenta cuentos) y me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *